Una persona, un espejo y dos finales

Historias interesantes, atrapantes y sorprendentes de este genero.

Una persona, un espejo y dos finales

Notapor Maximilian el 07 Jul 2010 23:04

Mi primer historia... Espero que les guste y lamento la tardanza Jajajaj :D

Me desperté en mi cama, sobresaltado… Todo lo que me rodeaba se deformaba entre la oscuridad de la noche y la luz clara del velador de la casa de enfrente que se filtraba por entre las maderas de la persiana.
El espejo enfrente de mí, reflejaba a un sujeto lleno de temor, bañado en ese sudor frío que uno exuda solo cuando se encuentra frente a la mismísima muerte. Ese extraño encerrado entre el marco con forma circular, de color negro con detalles en plata, me miraba detenidamente. Sus ojos color verde esmeralda harían sentir temor hasta al hombre más valiente en la faz de la Tierra, por un instante sentí que saldría de su prisión y acabaría con mi existencia.
Instintivamente arrojé lo primero que tenía al alcance de mi mano, el cual resultó ser mi reloj despertador, y escuché el crujir del vidrio mientras este se convertía en pedazos al chocar contra aquél.
Me levanté rápidamente y me dirigí hacia la cocina en busca de una escoba y una bolsa para limpiar ese desorden. Mientras caminaba por el pasillo no podía dejar de pensar en lo que acababa de suceder.

-¿Desde cuándo al ver mi imagen me alteraba tanto?- me dije mientras abría la puerta de la cocina. –Relájate Max, solo estás nervioso por la reunión de mañana. Ahora, limpiaré ese desastre y me iré a dormir tranquilo – pensé mientras volvía para mi cuarto.

Llegué allí, todo parecía salido de una película de suspenso. Me sobresalté debido a que un trueno cayó en la esquina de casa, éste anunciaba lo que significaría una noche tormentosa y agitada, con el viento helado aullando afuera embravecidamente. Estiré el brazo que tenía libre y encendí la luz, dejé la escoba y la bolsa en un rincón de la habitación, esquivé los pedazos del espejo que se hallaban en el suelo, levanté la persiana y dirigí mi mirada hacia la calle. En ese momento, aquella se encontraba desolada, iluminada levemente por un farol viejo a punto de apagarse. Amaba las noches de tormenta pero esta vez sentía que sería muy distinta a las demás, por lo menos para mí.

Corrí la puerta de la ventana y salí al balcón a tomar un poco de aire. – Mucho Mejor- dije suspirando ya mas tranquilo.
Pasado un tiempo la luz de la habitación titiló y otro trueno cayó, esta vez sobre aquél farol antiguo. La calle era consumida por la oscuridad, absoluta e infinita, y mis nervios volvían a surgir como una herida que se abre otra vez debido a la incorrecta cicatrización.
Volví a mi cama dejando todo como estaba. Me tapé con la sabana y apoyé mis manos en mi pecho, mi corazón latía muy rápidamente, instantáneamente cerré los ojos con todas mis fuerzas para evitar escuchar a esa maldita tormenta. Mientras tanto el viento rugía fuertemente y sentí como mi cuerpo se hundía en una sombría e incontenible oscuridad...

Sonó la alarma del despertador, la apagué y me levanté lentamente de la cama, como si luchara contra una fuerza proveniente de ella, caminé hacia la cocina tranquilamente y comencé a preparar mi desayuno.

- A ver… Café, leche, azúcar – dije mientras agarraba las cosas de la alacena - ¿Dónde estarán el pan y la manteca?- vociferé mientras revolvía toda la heladera. – Bueno, me compraré unas medialunas en la panadería ubicada a la vuelta del trabajo – pensé mientras terminaba de tomar la infusión y partía hacia allí.

-¡Qué gran día! Debería haber traído mis lentes de sol – reflexioné mientras me cubría de los rayos de este. - ¡Taxi, taxi! – Grité a la vez que levantaba una mano para llamar la atención del conductor sin tener respuesta - ¡Ey, aquí!- dije mientras golpeaba el vidrio de la puerta del vehículo que pasaba a mi lado como si no notara mi presencia.

Corrí al trabajo y ya contaba con un pequeño retraso para la reunión con los directivos de la empresa Reflexs & Co. En la puerta de este todo era normal; el portero, Charlie, hablaba con el repartidor de diarios sobre los resultados del último partido de football y como siempre gastaba agua al dejar la canilla que llenaba el balde abierta durante esa charla. Les sonreí y entre aunque tampoco parecían notarlo.
– Ay Charlie, ¿Siempre igual no?- pensé y reí levemente,
Tomé el ascensor y subí hasta en el piso veinte, saludé a Sarah, la secretaria, pero no reparé en si me había respondido o no. Entre al salón en donde se estaba llevando a cabo la reunión y apoyé mis cosas en la mesa. Los directivos y mi jefe ya se encontraban allí, como pude observar, no muy felices.
- Disculpen la demora, el tránsito estaba pesado – bromeé pero ellos parecían ignorarme completamente. – Señores, comenzaré mi presentación en este instante así no perdemos mas tiempo, ¿De acuerdo? – Ellos se limitaron a bajar la cabeza y entrelazar los dedos de las manos sin responder. En ese momento, la secretaria irrumpió a toda prisa en la sala, interrumpiendo mi exposición.
– Señor, me han llamado de la casa de Maximilian, la policía a allanado el lugar, necesitan que vaya de inmediato – Al escucharla decir esto me paralicé en donde estaba. – ¿La policía? ¿Allanaron mi casa? ¿Por qué? ¿Qué había ocurrido? – Una avalancha de dudas aparecieron en mi mente. Dejé la sala y me dirigí hacia el lugar del operativo policial. La entrada de mi casa se encontraba rodeada de patrulleros y una cinta delimitaba el paso a las personas allí reunidas.
Subí corriendo hasta mi departamento y observé a tres policías en la puerta de este. Uno se encontraba hablando con mi jefe y otro tomando nota, al parecer, de una declaración de lo que había hecho día anterior. Entré esquivándolos, me dirigí a mi habitación y me encontré con una escena que me heló la sangre.
Me observé en aún en mi cama, pálido como la nieve, sin vida. Mi cara mostraba una calma inquebrantable como si estuviera sumido en un sueño tan placentero que no quisiera despertar jamás. Mis manos se encontraban entrelazadas sobre mi pecho como si quisieran sentir el latir de mi corazón ahora, apagado.
No pude evitar lanzar un grito, aquél grito reflejaba tal desesperación que inclusive las personas que se encontraban allí se estremecieron por un segundo aunque no supieran la razón. Mientras tanto yo caía otra vez en las tinieblas, absorbido por ellas con la imagen de los agentes tomándole fotos a mi cadáver.
Me desperté de nuevo en mi cama, aún era de noche y comenzaba a llover, me senté y me pellizque para confirmar si estaba soñando. El espejo estaba intacto, todo había sido un sueño. Paseé mi mirada por toda la habitación a oscuras y volví a centrarme en el espejo. Mis ojos se fijaron en el reflejo de aquél como si no pudieran creer lo que veían. La imagen reflejaba a mi persona durmiendo plácidamente.
- Eso es imposible. ¡Yo estoy sentado! – pensé y comencé a sudar por los nervios que aquello me causaba, mi doble se había levantado, parecía sobresaltado, nervioso, luego de unos segundos agarro el reloj despertador que se encontraba en la mesa de luz y lo aventó hacia mí. El espejo se rompió en mil pedazos y sentí como mi alma se desprendía de mi cuerpo como si arrancaran una planta de raíz. A su vez mientras caían los pedazos de vidrio observé con mi último aliento como mi otro yo se recostaba y exhalaba por última vez.

Espero que la hayan disfrutado ^^
Maximilian
Estudiante primario
 
Mensajes: 7
Registrado: 28 Jun 2010 22:22

Re: Una persona, un espejo y dos finales

Notapor chuche// el 08 Jul 2010 20:23

Me hizo poner re nerviosa!!!
Está muy bueno!! posta!
Congrats =D
Avatar de Usuario
chuche//
Estudiante primario
 
Mensajes: 48
Registrado: 20 Jun 2010 11:19
Ubicación: Olivos

Re: Una persona, un espejo y dos finales

Notapor Maximilian el 09 Jul 2010 15:43

Muchas gracias ^^
Maximilian
Estudiante primario
 
Mensajes: 7
Registrado: 28 Jun 2010 22:22
---------


Volver a Seccion Suspenso

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron